[Artículo] ¿Si hubiera seguro los mayas habrían sobrevivido hasta hoy?

Año tras año los científicos encuentran más evidencias sobre el mundo de los mayas que cuyo período principal se dio entre el 300 AC y el 1500 DC. Por otro lado, hay todavía expertos que creen que los mayas no se han ido y que por las tradiciones culturales, lenguas y otros aspectos antropológicos, la sangre maya se mantiene viva en la región mesoamericana.


Una cosa es cierta, así como todas las sociedades que existieron y que todavía permanecen activas, la necesidad de agua y alimentos ha estado siempre presente. La agricultura fue el motor del desarollo de diferentes culturas en diversos lugares del mundo. Con ella también se extiende la necesidad universal de las lluvias para que se diera el cultivo de granos, frutas y hortalizas, base de la alimentación humana. En la cultura maya, el dios de la lluvia era íntimamente ligado a la sobrevivencia de los pueblos y era muy considerado durante sus rituales de celebración de la vida y al clamor por alimentos.


Durante las últimas décadas, muchas investigaciones se llevaron a cabo con el objeto de decifrar los factores que llevaron al declive del imperio maya. Una de las teorías más difundidas entre los expertos es la de la sequía severa que se presentó durante años en la región. Debido a la gran dependencia de la lluvia para la producción de alimentos en una zona con tierra poco fértil como lo es en la península de Yucatán, los pueblos mayas eran vulnerables a la escasez de agua.


A partir del momento en que las ciudades mayas empiezan a tener problemas de falta de alimentos por el bajo volumen de lluvias, es posible deducir que la población y sus gobernantes comenzaron a tener conflictos. Como posible consecuencia de lo anterior se cree que sobrevinieron períodos de hambre, guerra, enfermedades, reorganización de estructuras sociales y la eminente migración a otras regiones.


Ahora bien, imaginemos hipotéticamente que hubiera existido una especie de seguro agrícola en aquel entonces, en el cual, la principal cobertura sería la sequía y su indemnización fuera pagada con jade (piedra considerada más valiosa para los mayas). Seguramente, los años de sequías extremas comentados anteriormente llevarían a posibles “pagos de siniestros”, a través de cuales, los gobernantes podrían haber “comprado” alimentos de otros pueblos para el suministro de la región y con esto poder seguir prosperando con sus imperios.


Podemos concluir que el riesgo siempre ha estado lado a lado del hombre. Sin embargo, el seguro, como lo conocemos actualmente, surgió mucho tiempo después. De cualquier modo, las sequías siguen afectándonos de manera muy significativa y uno de los sectores que más sufre sigue siendo la agricultura. Afortunadamente hoy ya contamos con un seguro que permite la sobrevivencia del sector agroalimentario. De lo contrario, nuestro campo y pueblo ya podrían haber desaparecido.





Henrique Tresca*

*Fundador del Portal Seguro Rural (www.portalsegurorural.com.br).

Ejecutivo del sector de seguros y reaseguros a nivel mundial.